Miedo a los anuncios de la tele

No cabe ninguna duda de que los contenidos de la televisión actual dan miedito, y mucho. Echar una ojeada de cinco minutos a programas de la talla de Hombres, mujeres y viceversa, Sálvame o Gran Hermano es algo que tiene el potencial de ponerte el vello de punta con mucha más intensidad que las (ficticias) machetadas de Jason Voorhees desmembrando idiotas.

ifear_lights_out_I

Esta semana, sin embargo, ha saltado a la palestra un problema relativamente nuevo relacionado con la televisión: una madre española encabeza una petición para que se retiren los anuncios televisivos de la película Lights out (conocida en España como Nunca apagues la luz) porque éstos tienen aterrorizada a su hija de 3 años. Manda huevos.

Toñi Rodríguez González. Así parece que se llama la susodicha mamá. Y no creáis que está sola, porque ha creado toda una corriente de papis y mamis preocupadísimos apoyando su petición en Facebook, presionando a Antena 3 (porque sí, porque les ha dado por ese canal) para que sus cachorros no le cojan pánico a la oscuridad.

Recordemos que Lights out es el primer largometraje de David F. Sandberg, meta profesional alcanzada tras conseguir un éxito de audiencia sin precedentes con tu corto homónimo de 2013.

Su brillante obra de menos de tres minutos (puedes verlo a continuación, preferiblemente solo y en penumbra) le llevó a ser captado por las redes del mismísimo James Wan, creador de las sagas Saw, Expediente Warren, e Insidious, quien ha producido esta nueva película, que explora el ancestral miedo a la ausencia de luz, y le ha encargado también que se ocupe de la continuación de Annabelle, spin-off de la primera parte de Expediente WarrenThe Conjuring. Ahí es nada para un novato.

Y entonces es cuando llega una señora diciendo que qué demonios es eso de poner anuncios de películas de terror en la tele, que su niña ya no soporta irse a la cama sola y que va a coger un trauma de por vida a la oscuridad. Hay que ver qué mala gente son estos hombres de la tele y qué cabrón el señor Sandberg por hacer sufrir gratuitamente a los niños de España (que, como sabemos gracias a Rajoy, está llena de españoles).

ifear_lights_out_III

Quizás habría que explicarle a Toñi y al grupito de bienpensantes almas que la apoya, que en este país -de momento- no es obligatorio ver la tele, y que, además, tienen un hermoso botoncito de apagado (sí, exacto, el del piloto rojo) que es de lo más útil que ha inventado la raza humana. Entonces, esta buena mujer podrá argumentar que no puede estar pendiente de los anuncios que salen en ella… y habrá que darle la razón. Lo malo es que también habrá que preguntarle qué demonios hace una niña de 3 años viendo Antena 3. Igual no se ha enterado de que es un canal sin programación infantil, y que para eso ya están otros, tipo Boing o Clan, y que siempre es mejor poner a los niños a entretenerse con juguetes en vez de aparcarlos delante de la caja tonta.

ifear_lights_out_II

Los pobres señores de Atresmedia serán culpables de muchas cosas (como de no emitir nada que valga la pena), pero desde luego no lo son de que sus niños pequeños le cojan miedo a nada. Son ustedes los responsables de lo que ven sus hijos y no los canales de satisfacer todas sus tonterías en busca de un mundo híper protegido. Si buscan un remedio infalible a su problema, yo se lo doy: no usen el televisor de niñera y asunto arreglado. ¿Ven qué fácil? Y a ver si somos un poquito más espabilados, que dicho anuncio no pertenece a Antena 3, sino que se emite (como mínimo) también en Telecinco y Cuatro, así que tienen ustedes bastante lucha por delante.

Y, no obstante, si siguen en su empeño de quitar de la programación todo aquello susceptible de provocar pesadillas al personal, por favor, háganlo primero con Belén Esteban, que tiene un mayor poder destructivo a la hora de la merienda. Ahí sí les doy mi firma y lo que haga falta. Suerte.

Pablo Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *