Knock knock: el terror llama a tu puerta

Es fin de semana y estás solo en casa. Es la una de la madrugada. Fuera llueve a cántaros y, de pronto, alguien llama a tu puerta. Desconcertado, abres y te encuentras a dos chicas atractivas completamente empapadas y perdidas pidiendo auxilio. ¿Ayudarías a esos dos angelitos a encontrar su destino? Pues igual no deberías…

knock_knock_I

En la última entrada del blog tratamos la muy esperada y largamente pospuesta Green inferno, de Eli Roth, y hoy vamos a hablar de Knock Knock (o Toc toc en español), su última y más reciente cinta, estrenada el mes pasado en USA. Veamos qué nos ofrece…

El planteamiento de arranque, como he expuesto en el encabezado, es bastante simple y, dicho sea de paso, tampoco es que lo hayamos encontrado aquí por primera vez. Evan Webber (interpretado por un Keanu Reeves que no goza últimamente de un gran apoyo por parte de Hollywood) es un padre de familia que se encuentra solo en su moderno y acomodado hogar por razones de trabajo, y que, en un ejercicio de bondad, decide ayudar a dos inocentes jóvenes en mitad de la noche a encontrar la casa de su amiga. Pero las dos chicas, Genesis (Lorenza Izzo) y Bel (Ana de Armas), por supuesto, resultan no ser tan inofensivas, y tienen varias sorpresas desagradables para el bueno de Evan. Hasta aquí puedo leer.

knock_knock_II
Míralas. Parece que no han roto un plato en su vida…

El enfoque de la cinta bebe mucho de películas tan impactantes como Funny games, de Michael Haneke, o Hard candy, las cuales, por cierto, si no las habéis visto aún, ya estáis tardando porque ambas son sobresalientes (ya de paso, te recomiendo la versión europea de la de Haneke, y no el remake norteamericano que el propio director realizó 10 años después). No obstante, a pesar de citar tan magnos ejemplos, debo decir que -honestamente- el film de Eli Roth está varios peldaños por debajo en cuanto a carga de profundidad narrativa se refiere.

El propio Roth declaró en rueda de prensa del reciente Festival de Sitges que Knock knock es una puesta al día de Death game, un título de terror de 1977 que tuvo poca repercusión en su momento pero que él considera extraordinario, razón por la cual ha decidido actualizarlo para el público actual.

Yo no podría decir qué tal funciona Knock knock desde ese punto de vista, pues no conozco Death game, pero sí te puedo contar qué me ha parecido en relación con otros referentes como los que he citado antes.

knock_knock_III
…aunque, pensándolo bien, igual sí que han roto algún plato que otro.

Lo cierto es que la cinta ha sido recibida con críticas muy dispares, y me atrevería a decir que abundan más las negativas. Sin embargo, pese a contar con esos precedentes, tengo que confesar que a mí me ha resultado francamente entretenida. Resulta evidente que ya no es una idea superoriginal, que la hora y media de su metraje no contiene nada revolucionario, pero creo que el resultado es un producto que funciona correctamente en general y que tiene buena factura.

El hecho de que la batuta de la acción la lleven las dos féminas sí que es algo poco visto. La interpretación de Lorenza Izzo (por cierto, recién casada con el director) y de la española Ana de Armas es bastante interesante, y eso que yo tenía bastantes prejuicios en contra de ésta última por su rol oficial de chica mona de la escena íbera sin trayectoria relevante. Izzo, por su parte, sorprende positivamente por el cambio de registro de víctima desvalida en The Green Inferno para convertirse aquí en una despiadada y desquiciada acosadora.

knock_knock_IV
Vale, definitivamente tienen mucha experiencia en romper vajillas.

Por su parte, Keanu Reeves no lo hace mal del todo, pero sí es cierto que en ocasiones se echa de menos una mayor amplitud de registros en sus expresiones, lo cual se ve agravado en cierta medida por algunas escenas del guión que afectan a su personaje y que no parecen tener en cuenta el sentido común.

El conjunto global es una película pequeña, sencilla (todo sucede en una casa), bien producida, que tiene ritmo y que causa bastante tensión en el espectador. Las interpretaciones cumplen con su cometido para un film de estas características y, en definitiva, entretiene sobradamente. Está claro que no tiene la enjundia ni las lecturas de fondo de Funny games, pero ni lo pretende ni lo necesita. Eli Roth tan sólo pretendía que te preguntaras a cada momento: ¿qué haría yo si estuviera ahí? Y se puede decir que en gran medida lo consigue.

Así que, ten cuidado. Mira bien a quién le abres la puerta.

Pablo Ortiz

(Una última recomendación: si aún estás a tiempo de evitarlo, NO VEAS EL TRAILER)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *