The Strain: cuesta abajo y sin frenos

(Aviso: contiene algunas imágenes y ciertos detalles pueden considerarse Spoilers)

En mitad del verano pasado dediqué una entrada a una nueva serie americana de comienzo prometedor: The Strain, de Guillermo del Toro. Quien quiera repasar el artículo completo, aquí puede hacerlo, pero, en resumidas cuentas, venía a decir que, tras ver los primeros tres episodios en versión original, la cosa no pintaba nada mal.

ifear_the_strain_X

No obstante, ya terminaba mi texto declarando que no me responsabilizaba del resto de episodios, precisamente ante la experiencia de otras series que empiezan bien y acaban muy mal. Por desgracia, tras haberme tragado la emisión en español a través del canal Cuatro, The Strain ha terminado por confirmarse como una tremenda decepción.

Lo cachondo del asunto es que, precisamente, la trama de la serie empezó a hacer aguas a partir del tercer episodio, que es donde yo la dejé a expensas de verla en español y en abierto. Lo que inicialmente estaba construido con cierto oficio, con un halo de misterio bastante atractivo, termina siendo un mal cruce entre una especie de The Walking Dead cutre y una peli de serie B basada en un cuento descartado de Stephen King. La verdad es que no acabo de creerme hasta qué punto ha acabado torciéndose todo.

El planteamiento inicial en el que todo se sugiere y no está claro qué ocurre, deriva pronto en una obviedad insulsa hacia los tópicos más manidos del mundo de los vampiros, aportando muy poco a un tema que está más que visto. Además, la calidad de la producción revela pronto una falta de medios que asusta, lo cual sorprende si tenemos en cuenta que es Guillermo del Toro quien está detrás de todo esto, y no creo que tenga muchas dificultades para conseguir financiación. Así, los efectos especiales, que inicialmente eran resultones, también acaban dando penica a lo largo de toda la temporada, teniendo como punto cumbre de los momentos penosos a los instantes en que se muestra al ‘maestro’ de los vampiros, de apariencia casi amateur y con unos acabados realmente malos. Hasta sus acólitos vampíricos están mejor hechos. Más que miedo, da un poco de risa.

ifear_the_strain_XII

Por si esto fuera poco, el enredo familiar del protagonista se diluye rápidamente sin mayor calado; aparecen personajes con la profundidad dramática de una piedra calcárea (por ej: el cazador de plagas o la hacker que es capaz de tumbar ella sola internet entera -venga, por favor…-), lo cual da lugar diálogos que dan auténtica vergüenza ajena y te acaban demostrando que estás ante una serie de segunda división, que no merece gran atención y que -ejem…- está claro que no es muy recomendable.

ifear_the_strain_XI

Lo bueno que tiene The Strain, es que te permite darte cuenta de por qué The Walking Dead está donde está. Las comparaciones siempre son odiosas, pero en este caso es que, además, son insoportables. En la famosa serie de los zombies, los personajes tienen un auténtico trasfondo psicológico, se enfrentan a dilemas morales que les atormentan continuamente y ello va cambiando su comportamiento con el tiempo. Es una obra que te hace reflexionar sobre la arbitrariedad del bien y el mal, sobre los cimientos en los que está basada nuestra supuesta civilización. Es mucho más que un espectáculo de tiros a la cabeza a muertos vivientes.

Desgraciadamente, The Strain no es nada de eso. Los personajes te acaban importando un comino porque todo es una idiotez sin profundidad, una excusa para presentar algunas situaciones de acción que, para colmo, tampoco emocionan. La tensión y la desesperación humana que tantas veces hemos sentido con The Walking Dead ridiculizan por contraste a la producción del mexicano Del Toro.

ifear_the_strain_XIV

La verdad es que ahora me da cierto reparo haber recomendado esta serie, y por eso quería escribir este artículo de autorredención. Haciendo evaluación final, es difícil encontrar algo que salvar del fuego más allá de un comienzo prometedor que contaba con una calidad bastante superior a lo que vino después. No hay escenas de acción que merezcan tal nombre; no hay clímax final; los personajes son planos y olvidables (incluso la parte del origen del viejo Setrakian preso de los nazis, que tanto juego daba, resulta lamentable); los efectos especiales, de serie B; y la calidad general muy por debajo de a lo que ya estamos acostumbrados hoy en día.

ifear_the_strain_XIII

En fin, un total fail en toda regla. Y es una pena, porque debo reconocer que el inicio daba para mucho, mucho más y mejor. El caso es que en Estados Unidos, The Strain se estrenó con 3 millones de espectadores y, curiosamente, el capítulo final sólo recabó la atención de 2 millones de almas, lo cual es un resultado que habla por sí mismo. No sólo no fue enganchando a la gente, sino que perdieron un tercio por el camino. Y recordemos que el público norteamericano a veces es capaz de convertir en tremendos éxitos a mierdas inconmensurables, como La Cúpula.

Parece que, incomprensiblemente, hay una segunda temporada en marcha (bueno, cosas más raras se han visto). Es más, he leído por ahí que incluso planean hacer un total de 5 para abarcar los dos libros que quedan de la trilogía original de Del Toro y Chuck Hogan, pues el primero ya ha sido totalmente abordado. No sé si será cierto o no, pero lo que sí tengo claro es que yo no la veré mas. Y tú igual tampoco deberías.

Pablo Ortiz

One thought on “The Strain: cuesta abajo y sin frenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *