Babadook, bluff, bluff…

“La película de terror más inteligente y efectiva en años”, “Una de las mejores y más ambiciosas películas de terror que ha dado el género”, “Una completa obra maestra”

Éstas que leéis aquí eran algunas de las frases con las que nos anunciaban recientemente The Babadook, lo cual nos pintaba un producto como poco apetecible, especialmente si el maestro William Friedkin, creador nada menos que de El Exorcista, afirmaba que era la película más aterradora que había visto en su vida.

ifear_the_babadook_I

Pues bien, yo no sé cuánto le habrán pagado al señor Friedkin por soltar semejante gilipollez (especialmente dolorosa viniendo de quien creó la que SÍ es una de las mejores películas de terror -si no la mejor- de todos los tiempos) o si el pobre hombre ha perdido ya todo criterio, pero The Babadook no es ni remotamente nada de lo que se ha dicho sobre ella.

Desde luego, en el mundo del cine no hay nada tan peligroso para el espectador como crearse unas expectativas. Está claro que para los productores éstas suponen un gran negocio. No importa si tú crees que vas a ver el peliculón de tu vida y luego es una castaña envuelta en precioso papel de regalo; lo único relevante es vender entradas y recuperar dinero. Sin embargo, para nosotros, pensar que vamos a ver un gran producto y no encontrarlo puede multiplicar una decepción por dos, y si, como ocurre en este caso, te venden la película como una de las mejores de todos los tiempos, pero resulta ser entre normalilla y cuestionable, pues la cosa escuece mucho.

La verdad es que resulta realmente complicado explicar en qué consiste la decepción de The Babadook sin destripar su contenido. No obstante, no incluiré spoilers.

ifear_the_babadook_II

El punto de partida del film es la vida de Amelia (Essie Davis), una mujer que trata de recuperarse del fallecimiento de su marido, ocurrido precisamente durante el trayecto en que la llevaba al paritorio a dar a luz. Seis años después de aquello, Amelia lleva una vida triste y sacrificada, mientras intenta educar a su hijo Samuel (Noah Wiseman). Un buen día aparece en su casa un cuento titulado The Babadook, cuyo contenido, lejos de un mundo de luz y color, resulta ser bastante desagradable. En él una horrible criatura con dicho nombre ataca a las personas por la noche. A partir de ese momento, Samuel comienza a experimentar pesadillas y se convence de que Babadook quiere apoderarse de él y su madre.

ifear_the_babadook_III

Aquello que realmente hace destacar a este film de Jennifer Kent (sí, está escrita y dirigida por una mujer, algo poco visto en lo que muchos críticos centran su mérito) es que el núcleo central está más enfocado en los sentimientos y los demonios personales que en los monstruos fantásticos a los que estamos más acostumbrados. Ciertamente, la cinta tiene una sensibilidad oscura especial -algunos lo achacan al toque femenino de su autora- y su metraje alberga momentos realmente inspirados que tocarán la fibra sensible de quienes se enfrentan diariamente al duro trabajo de ser padre o madre. Además, las actuaciones de Essie Davis (madre) y Noah Wiseman (hijo) son excelentes, y nos brindan a unos personajes que se salen de los estereotipos clásicos: una mujer vacía por la trágica muerte de su marido, atormentada por el comportamiento de un hijo bastante conflictivo que la lía allá por donde pasa.

ifear_the_babadook_IV

Dicho lo anterior, que es indiscutiblemente positivo, bajo mi punto de vista, The Babadook desbarra por completo en su tercio final, presentando secuencias a las que no encontrarás sentido (y si se lo encuentras, me lo cuentas, por favor) y llevándonos a un territorio absurdo que no logra culminar satisfactoriamente una trama que juega contigo a adivinar qué es lo que está pasando realmente. Así pues, la decepción que acaba produciendo es realmente mayúscula, ya que uno no logra encontrar por ningún lado esa grandeza que nos habían vendido, y los valores especiales que contenía se diluyen hacia ninguna parte. Yo me quedé con una amarga sensación de oportunidad perdida, probablemente exagerada debido al hype brutal con el que se presentó el film, pero amarga al fin y al cabo.

ifear_the_babadook_V

Al final, la conclusión es que The Babadook tiene un toque diferente a lo que es habitual en el género, lo cual resulta valorable y disfrutable, y eso es lo que ha llamado la atención de muchos. Sin embargo, si te dejaste engatusar por los cantos de sirena de la campaña de marketing, puede que creas que vas a ver una obra maestra que no se presentará en ningún momento, lo cual hará que la recuerdes más insatisfactoria de lo que realmente es, tal y como me ha pasado a mí. No es mala, pero, desde luego, tampoco brillante. En fin, son las cosas de los Babadook, dook, dook… de la industria del cine.

Pablo Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *