El engaño de Mr. Tusk

Este fin de semana se estrena en los cines de España Tusk, la última obra de un Kevin Smith que ya en 2011 nos dejó bastante satisfechos con la ‘sectaria’ Red State, en la que un grupo de fanáticos religiosos decidía hacer justicia a su modo.

ifear_tusk_I

En esta ocasión, el desencadenante de la locura en pantalla no será una secta, sino un anciano misántropo apodado Howard Howe (Michael Parks), con un pasado complicado y unas obsesiones muy retorcidas.

La película la protagoniza un tal Wallace Bryton (Justin Long), podcaster de éxito en la red, que se dedica a comentar noticias que se salen de lo normal en su programa radiofónico junto a su amigo del alma (encarnado por el ‘retornado’ del olvido Haley Joel Osment). Así, un buen día se desplaza hasta Canadá para hacer una entrevista, pero ésta se acaba echando a perder y es entonces cuando, desesperado por aprovechar el viaje y volver con una historia que contar, descubre por casualidad un anuncio en el que un anciano busca a alguien que le cuide a cambio de compartir sus extraordinarias experiencias vitales. Wallace decidirá ir a verle, y eso acabará convirtiéndose en un gran error.

ifear_tusk_II

Tusk es la clásica cinta de doctor-chiflado-asesino-en-serie con ideas muy locas en la cabeza, que ansía llevar a cabo sus planes. Y en este caso sus planes se basan en algo que -al menos yo- nunca había visto antes en una película. Lo cierto es que Tusk tiene unos primeros 30-40 minutos realmente disfrutables, con un planteamiento fresco y bien resuelto y el encuentro inicial entre el anciano y Wallace, que te enganchará sin remisión. Sin lugar a dudas, lo mejor de la hora y media de metraje (minuto arriba, minuto abajo) es la actuación del veterano Michael Parks, cuyo peculiar personaje, Howard Howe, podremos añadir tranquilamente a nuestra lista de psicópatas preferidos.

ifear_tusk_III

Lo malo (sí, desgraciadamente hay una parte mala en todo esto) es que la aparente seriedad del asunto que se nos plantea en la primera mitad acaba desbarrando de manera muy chunga en la segunda. Obviamente, no quiero desvelar nada de lo que ocurre, pero, sin duda, la segunda parte no está a la altura. Quizás el problema sea que, en realidad, el tono de la resolución sea demasiado paródico para lo que te esperabas después de un buen comienzo. Es casi como si hubiera dos películas: la primera es interesante, mientras que la segunda… digamos que no se toma muy en serio a sí misma -lo cual no es necesariamente malo si es lo que buscas-, pero yo creo que te arruina la experiencia.

ifear_tusk_IV

Por si lo anterior fuera poco, hay aún algún elemento añadido en todo esto que viene a empañar el resultado, y es ver a un Johnny Depp (quien, por cierto, está inmerso en un complicado momento personal) en el que probablemente sea el peor papel que ha hecho en su vida: plano, insulso, tonto, típico, mal caracterizado… En realidad gran parte de la culpa no es suya, sino de los responsables del guión y de la producción, pero es que me resultó tan malo que me daba vergüenza ajena y hasta pena, y eso no me suele pasar a menudo. No entiendo cómo se ha prestado a hacer semejante idiotez.

Y, ya como anécdota, quisiera comentar otro aspecto llamativo que nos brinda Tusk. Se trata de la constatación de cómo el adorable niño de El sexto sentido o Inteligencia artificial (Haley Joel Osment) ha acabado evolucionando físicamente en una suerte de Paquirrín norteamericano (con pelo rubio, eso sí). Qué lastimica. Por otro lado, de su capacidad actoral no hay mucho que reseñar aquí, pues su papel tiene poca presencia. Correcto sin más.

ifear_tusk_V

En fin, Tusk es una película que merece ser vista, que seguramente te atrapará a principio para decepcionarte después por todo lo comentado anteriormente. Quizás si desde el principio eres consciente de que no debes tomártela demasiado en serio, la segunda mitad no te resulte tan chocante y sí más lúdica. Definitivamente, queda claro que Kevin Smith es un director que, como ya demostró con Red State, puede aportar mucho a este género. En este film no ha acabado de rematar del todo, pero tiene componentes muy interesantes y un cierto toque a El ciempiés humano que no te dejará indiferente. De hecho, quizás lo más terrorífico de todo es pensar que está basada en hechos reales… Dale una oportunidad. 

Pablo Ortiz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *