James Wan o el arte de empezar

Quizá conozcáis a Guy Kawasaki. Este señor es toda una eminencia del márketing y del desarrollo empresarial, antiguo publicista de Apple y autor de varios libros best-seller, entre los cuales se encuentra uno titulado El arte de empezar, que, como podéis imaginar, trata de ser un compendio de buenos consejos para emprendedores que quieran llevar a cabo cualquier aventura personal en forma de empresa. Hasta aquí, bien.

ifear_james_wan_I

Resulta que un hombre que ha demostrado ser un auténtico experto en esto de empezar cosas (y hacerlo bien) es el director de cine de terror y guionista malayo James Wan, autor de éxitos como Saw, Insidious o The Conjuring: Expediente Warren. Sin embargo, aunque todas ellas han dado lugar a una o varias secuelas, parece que él mismo no es el tipo más indicado para continuar el camino de sus propias obras. Sin duda, para ser un realizador de tan sólo 37 años, cuenta en su haber con una impresionante ristra de logros, pero algo parece indicar que sólo gusta de poner la primera piedra de sus creaciones.

Decía el profesor de un curso en el que tuve el gusto de participar que él no tenía un gran concepto de los emprendedores, que estaban sobrevalorados. Afirmaba que empezar algo es muy fácil porque al principio es divertido, tienes ilusión (se supone) y muchas ganas. No obstante, llegar hasta la conclusión de un proyecto largo ya es harina de otro costal. Superar los numerosos obstáculos que se presentarán, el cansancio normal de transformar el placer en obligación, y llegar a poner la última piedra es mucho más difícil. Efectivamente, a aquel profesor no le gustaban los emprendedores; él prefería a los ‘acabadores’. Y aunque éste que escribe siempre ha sido un gran defensor de la figura del emprendedor, no puedo más que rendirme ante el triste trasfondo de sus palabras.

ifear_james_wan_II
Mítico escenario en el que se desarrollaba Saw

En cualquier caso, sería bastante injusto insinuar que el Sr. Wan no acaba con su trabajo. En realidad no se trata de eso, sino de que (por las razones que sean) no ha sido capaz de continuarlo en condiciones. Pongamos por ejemplo su primer gran éxito: Saw. Supongo que todos recordamos el impacto que produjo esta película, que además ha dado a luz nada menos que seis secuelas (más otra que se supone que está en camino para 2015 y quizás sea un reinicio de la franquicia) de calidad muy discutible, más un spin-off de animación. Si os acordáis, la primera parte acabó con una escena que ya dejaba claramente tendido el puente hacia una continuación. Entonces, teniendo en cuenta que fue una de las películas de terror con mayor recaudación de la historia, ¿por qué James Wan no se encargó de ninguna de las secuelas, especialmente cuando el guión también era suyo? ¿Es que él prefiere las obras cerradas o se trata de otra cosa?

ifear_james_wan_III
Aún no saben qué inventar para sacarme en Saw VIII…

Sigamos. En 2010 el director suma otro gran éxito en el cine con Insidious, el mayor desde que se publicó Saw. La película es de una indiscutible calidad y resultó ser un soplo de aire fresco para el género. Por supuesto, esto conllevó la realización de una inevitable secuela, y en esta ocasión Wan sí fue el encargado de llevarla a cabo. Curiosamente, casi al mismo tiempo que se producía Insidious: Chapter 2, el director se ocupó también de la cinta The Conjuring: Expediente Warren. Ambas se estrenaron en España casi a la vez, con muy poco tiempo de distancia entre ellas.

¿Qué ocurrió? Pues que la continuación de Insidious, aun superando ampliamente el éxito de taquilla de la primera, es vapuleada por la crítica (cosa que suscribo), mientras que Expediente Warren supone una nueva cumbre tanto en términos de aceptación de público y medios como en rentabilidad económica, casi duplicando el resultado de Insididious: Chapter 2, al tiempo que recibe juicios mucho más favorables por parte de todo el mundo.

ifear_james_wan_IV
Tengo la sensación de que alguien me está observando.

Chapter 2 resultó ser un desastre que uno no acaba de explicarse, especialmente viniendo de una película tan interesante como la anterior. Tiene momentos tediosos (lo peor que le puede pasar a un film de terror) y otros bastante indignos, que empañan el buen recuerdo de la original. Parece como hecha con desgana. Pero como casi todo lo que tiene éxito en el cine parece que está obligado a continuar, Insidious 3 ya está en camino. Y ¿sabéis qué? James Wan ya no tiene nada que ver en ello.

ifear_james_wan_V
Las escenas de Insidious: Chapter 2 dan más miedo en foto que en vivo

Pero es que esto no acaba ahí. El expediente Warren, por supuesto, está a la espera de su continuación oficial, pero mientras tanto, ha dado lugar a ese spin-off que actualmente se encuentra en cartelera en las salas españolas, titulado Annabelle… y…¡correcto! Tampoco es obra del señor Wan. ¿No os huele todo esto a chamusquina? A mí, sí. Aún no sabemos quién dirigirá la futura The Conjuring 2, pero yo no sabría qué apostar. Es más, si piensa hacer lo mismo que con Insidious 2, casi mejor que se lo deje a otro. Y para rematar, lo más cachondo de todo esto es que el próximo proyecto confirmado en la recámara de James Wan es nada más y nada menos que ¡Fast & Furious 7! WTF?? En fin, espero que con todos estos datos lleguéis a la misma conclusión que yo: definitivamente algo raro pasa con este tipo.

Madre mía… Fast and furious 7… eso sí que es una película de terror y lo demás son tonterías.

Pablo Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *