The human centipede saga: más retorcido todavía

Cuando uno ya creía haberlo visto todo en cine de terror, entonces llega gente como el director y guionista Tom Six y te demuestra que estabas equivocado. The Human Centipede: First sequence (El ciempiés humano: Primera secuencia) es una de las películas más retorcidas que uno se puede echar a la cara, y desde luego no está hecha para estómagos sensibles, pero si te consideras un auténtico todoterreno de las experiencias cinematográficas, como es mi caso, entonces estás obligado a verla.

ifear_the_human_centipede_I

La verdad es que no sé exactamente cuántos tipos diferentes de muerte y salvajadas de todo tipo habré presenciado ya viendo películas, pero, sin duda, lo que propone The Human Centipede es especialmente atroz, cruel e inhumano: unir los cuerpos de tres personas quirúrgicamente, conectándolas entre sí por la boca y el ano, de tal manera que completen un único sistema digestivo inseparable, además de romperles los ligamentos de las rodillas de manera que jamás puedan volver a ponerse de pie, tan sólo de rodillas. Todo ello porque sí, sin más finalidad que satisfacer la perversión del loco de turno.

Dicen que la idea de la película se le ocurrió al director en una charla con amigos, comentando que un castigo así sería el que él aplicaría a un pederasta que en ese momento estaba saliendo por la tele: coser su boca al culo de un camionero gordo. Posteriormente, Tom Six consideró que esa propuesta era un buen punto de partida para una película de terror, y se puso manos a la obra con el guión. Finalmente, en el año 2009, la producción vio la luz, aunque no en España.

La cinta comienza como tantísimos slashers o películas de asesinatos indiscriminados: dos chicas norteamericanas que viajan por Europa se quedan tiradas y perdidas en medio de un bosque alemán porque la rueda de su coche ha pinchado. Desorientadas y atemorizadas buscan ayuda en medio de la noche y la lluvia, y van a parar al último lugar al que deberían ir.

ifear_the_human_centipede_III

El ‘malo’ de la película es en esta ocasión un brillantísimo Dieter Laser, uno de los actores con más cara de perturbado que se hayan visto jamás. Sólo mirarle a los ojos ya acojona bastante y, además, ejecuta su papel con una frialdad espeluznante. Él es un famoso cirujano jubilado que durante su vida profesional se ganó una gran reputación separando niños siameses, pero ahora está obsesionado con juntar personas más que en separarlas. Ya hizo un experimento con sus tres perros rottweiler y ahora está preparando su primera secuencia humana (de ahí el título).

ifear_the_human_centipede_II
Dieter Laser en una escena de otra película

Sobre el desarrollo no contaré nada, aunque ya aviso que no hay una trama muy compleja. En realidad todo se resume en mostrarnos cómo el cirujano lleva a cabo sus perversiones y cómo sus sufridas víctimas intentan resistirse. Que no se te ocurra ponerle esta película a tu novia o a ningún conocido que no sea un auténtico aficionado al cine de terror o es probable que empiecen a mirarte de otra manera, y quizás acabes soltero de nuevo. Es uno de esos films que sólo los amantes de las auténticas pesadillas pueden aceptar, precisamente porque son ficción y porque nos gusta sufrir viendo lo que pasa en pantalla a sabiendas de que no es real. Para el resto puede ser muy difícil de encajar.

ifear_the_human_centipede_IV
Este médico quiere jugar a Lego contigo, pero de una manera completamente nueva.

¿Es entonces una película muy gore? Pues, en realidad, mucho menos de lo que te puedas imaginar. Realmente hay muy poca sangre o escenas auténticamente explícitas, sin embargo, se hace realmente duro asistir a la tortura y la humillación que supone semejante ejercicio de locura, incluso antes de que suceda. Te pasas buena parte del metraje deseando que las víctimas dejen de sufrir: que se mueran o que consigan liberarse, y eso es algo que no logran muchos títulos del género.

ifear_the_human_centipede_V
No te gustaría saber en lo que está pensando…

Pese a la dureza de su planteamiento, First sequence consiguió recaudar lo suficiente como para grabar una segunda parte, que llegó en el año 2011 y prometía dejar a la original, según declaraciones del director, a la altura de un capítulo de My Little Pony en cuanto a brutalidad. Mientras la primera parte se convertía en una película de culto, The Human Centipede: Full sequence comenzó su rodaje, en esta ocasión en blanco y negro, intentando aportar un mayor toque dramático a sus imágenes.

ifear_the_human_centipede_VI

Para esta segunda entrega contrataron de protagonista a uno de los actores con el aspecto más chocante a primera vista que encontraron: Laurence R. Harvey. Bajito, extremadamente gordo, medio calvo, bracicorto, estrábico, con ojos saltones… Una joya, vamos, aunque, independientemente de ello, también realiza un impagable papel de demente con retraso intelectual y costumbres repugnantes. No obstante, tengo que decir que a mí esta secuela me decepcionó un poco, en primer lugar, porque la ausencia del factor sorpresa (ya sabemos en qué consiste la burrada central) no se compensa con nuevos elementos convincentes; y en segundo lugar porque en varias ocasiones se producen situaciones no demasiado realistas que te hacen desconectar de lo que está pasando en pantalla.

ifear_the_human_centipede_VII
Laurence R. Harvey

Personalmente, me parece mucho más impactante la anterior, y eso a pesar de que en la segunda parte el protagonista es un tarado obsesionado con The Human Centipede, la película real (sí, tiene un buen toque de cine dentro del cine), y pretende llevar a cabo lo que ocurre en ella, pero con un total de 12 personas conectadas. Además, dado que él no es precisamente un cirujano experimentado, sino el vigilante de un garaje, y su limitación intelectual ni siquiera le permite hablar, os podéis imaginar las salvajadas que tiene que llevar a cabo para conseguir su rudimentaria imitación.

ifear_the_human_centipede_VIII
Una de las actrices de la primera parte se interpreta a sí misma en la segunda.

Una de las anécdotas curiosas de la película es que, dado que sitúa a la primera parte como la auténtica película de ficción que realmente es, el protagonista intenta capturar a los actores originales de ésta para crear su ciempiés. Al final consigue que una de las actrices originales (que, por tanto, se interpreta a sí misma) acabe en su trampa con la excusa de asistir a un supuesto casting para una cinta de Quentin Tarantino. Es un detalle bastante original, aunque ello no consigue que el resultado de la secuela supere ni por asomo el efecto de la primera parte.

Finalmente, se supone que en este 2014 debía estrenarse la tercera y última integrante de la trilogía: The Human Centipede: Final sequence, sin embargo, no hay muchas noticias sobre ella. Apenas sabemos que se ambienta en una cárcel, que aparecerán los antagonistas de las dos anteriores (en papeles diferentes a juzgar por la imagen de más abajo) y que alguien pretenderá hacer un ciempiés humano formado por 500 personas. Nuevamente, Tom Six ha vuelto a declarar que esta última integrante de la saga hará que la segunda parte parezca una película de Walt Disney, pero visto el resultado de la segunda, no me acabo de creer su bravuconada. Realmente es muy complicado superar el impacto de la idea original.

ifear_the_human_centipede_X
Dieter Laser y Laurence R. Harvey vuelven juntos en la tercera parte.

He omitido deliberadamente en este artículo la inclusión de cualquier fotografía o trailer de la serie, pues creo que si hay alguien que quiera verlas, debería hacerlo sin investigar mucho antes. Así vivirá la experiencia del visionado en todo su esplendor, que es como hice yo y como debe ser. 

ifear_the_human_centipede_IX

A la espera de comprobar cómo se culmina esta serie de aberraciones límite, está claro que se trata de algunas de las películas más extremas del género, que no son aptas para todo el mundo, y que, no obstante, merecen el reconocimiento de haber conseguido explorar el submundo más oscuro y terrorífico de la mente humana de formas completamente inesperadas. Es increíble la cantidad de formas en las que las personas pueden hacer daño a otras. Realmente hay cosas mucho peores que estar muerto. Menos mal que sólo es cine.

Pablo Ortiz

——————————————

Actualización (Mayo 2015):

The Human Centipede III: sí, podía ser peor

One thought on “The human centipede saga: más retorcido todavía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *