Cuarto Milenio: suma y sigue

En aquellos entrañables tiempos en que en este país era gobernado por un tal ZP -alias José Luis Rodríguez Zapatero y su gobierno se dedicaba a regalar a dedo el espacio de emisión televisiva, nacieron en España los canales Cuatro y La Sexta, y bajo el paraguas del primero surgió el que probablemente sea ya el programa dedicado al mundo del misterio y la parapsicología más longevo de la televisión: Cuarto Milenio.

ifear_cuarto_milenio_I

Lo cierto es que a los nuevos canales, que comenzaron a emitir entre finales de 2005 y principios de 2006, les duró poco la alegría. Así, a pesar de estar a cargo de fuertes grupos de comunicación, pronto se mostraron como financieramente inviables, y fueron comprados por Mediaset (Telecinco, FDF, Energy, Divinity…) y Atres Televisión (Antena 3, Neox, Nova. Onda Cero, Movierecord…) respectivamente. Poco a poco, con el paso del tiempo, la parrilla televisiva de Cuatro fue renovándose hasta el punto de que ya no queda ningún formato que permanezca desde el primer día, salvo la ‘nave del misterio’, que siguió siempre ahí, observando la vida de los mortales desde otra perspectiva.

Si te gustan las películas de terror (y si estás aquí, se supone que la respuesta es afirmativa), es casi seguro que también lo haga Cuarto Milenio. Son ya 10 temporadas las que llevan en emisión Íker Jiménez, su mujer Carmen Portery todo su equipo. Resulta difícil de explicar que un espacio televisivo que cuente con tal indiscutible éxito de audiencia y se mantenga tantísimo tiempo en parrilla no haya recibido ningún gran galardón profesional del medio. Decía Íker en una entrevista reciente, que él es consciente de que no van a recibir ningún premio porque el mundo del misterio siempre será un tema tabú con el que nadie se quiere relacionar públicamente. (Actualización 28/11/15: acaban de recibir el prestigioso Premio Ondas de Comunicación).

ifear_cuarto_milenio_II

Lamentablemente, el programa casi siempre ha estado relegado al ostracismo de un horario intempestivo dentro del día más doloroso para acostarse tarde: el domingo. Tan solo durante una parte de la temporada pasada pudimos disfrutar de sus reportajes antes de las once de la noche, lo cual fue un auténtico placer que ya nos han vuelto a arrebatar de nuevo (Actualización 28/09/14: parece que ha vuelto el horario de las 22:45 h, más razonable). Por fortuna, siempre podremos verlo por internet cuando queramos, pero por alguna razón que desconozco, no tiene la misma gracia que verlo durante su emisión original.

A Cuarto Milenio hay que reconocerle el mérito de tocar temas que nadie se atreve a tratar en televisión, de arrojar algo de luz sobre asuntos que forman parte de la realidad, pero que son sistemáticamente obviados en el resto de la programación por no encajar con la cultura del entretenimiento de masas o, en otros casos, por motivos más oscuros y preocupantes. Por otra parte, la del espectador, también hay quien no se atreve a asomarse al programa por puro miedo (yo conozco más de uno), el mismo miedo que les puede producir el cine de terror. Íker Jiménez argumenta sobre esto que Cuarto Milenio no da miedo, que es precisamente el telediario el que debería acongojarnos con sus noticias, y no le falta razón. Los vivos son infinitamente más peligrosos que los muertos.

ifear_cuarto_milenio_III

A pesar de ello, son precisamente los temas de difuntos y todo ese imaginario de fenómenos extraños asociados, de lo desconocido (de lo insondable, que diría él), los motivos por los que nos atrae el programa a muchos, ya sea desde la postura del escepticismo o desde la total credulidad. Algunos ciudadanos queremos saber más sobre los límites de la ciencia, del conocimiento humano y de las experiencias extremas, alimentando nuestra imaginación y nuestras ansias de conformar mejor este puzzle inconexo que es nuestra existencia.

Cuarto Milenio ha abordado ya prácticamente todos los asuntos que en algún momento han resultado relevantes desde el punto de vista de lo misterioso, siempre con una cuidadísima puesta en escena: las predicciones del fin del mundo de la cultura maya, los restos arqueológicos más inexplicables, el fenómeno ovni en todas sus múltiples facetas, el espiritismo, el caso JFK, los exorcismos, poltergeists, la farsa del 11-S, los fenómenos naturales más extremos, las drogas de última generación (por cierto, fantástico el reportaje de la burundanga), las profecías de toda clase y condición, las sociedades secretas… En fin, que no sé si habrá algún tema digno de estudio que se les haya escapado.

ifear_cuarto_milenio_VI

Especialmente destacables durante todo este tiempo han sido, a mi juicio, el glorioso documental titulado La noche del fin del mundo, que nos contó con exquisito tratamiento el desastre de Chernobyl (el mejor documental que he visto jamás sobre el tema, y he visto más de uno); y el reciente Operación Bélmez: la respuesta definitiva que, aunque no a mí me ha parecido tan definitiva, sí ha expuesto claramente que los fenómenos de la casa más famosa de dicho pueblo de Jaén nunca fueron un fraude, algo que se sostuvo durante décadas desde las instituciones y que la mayor parte de la sociedad tenía asumido como versión auténtica del suceso.

ifear_cuarto_milenio_IV

A pesar de todas las alabanzas que creo que se merece Cuarto Milenio, por buen hacer, por su gran apuesta por la estética, por trayectoria y por atrevimiento; éste tiene aspectos claramente mejorables, como los debates, demasiado cortos y superficiales, que rara vez aportan algo más que enfrentamientos vacíos entre posturas radicalmente opuestas, y de los cuales yo desterraría para siempre a Enrique de Vicente, director de la revista Año Cero. Hay veces que se comporta, pero en otras… No dudo de sus conocimientos, pero este hombre es a Cuarto Milenio lo que Belén Esteban a Sálvame Deluxe, y creo que con eso no hay más que añadir. Dejen de invitarlo ya, por el amor de dios.

ifear_cuarto_milenio_V

Íker Jiménez recogió el testigo de estudiosos del misterio y divulgadores como Germán de Argumosa o el inolvidable Fernando Jiménez del Oso, primero con el programa de radio Milenio 3 y posteriormente compaginándolo con el trabajo en televisión con Cuarto Milenio, que le hizo saltar a la popularidad definitivamente. Imagino que no habrá sido tarea fácil para un periodista dedicarse a esto cuando la sociedad generalmente suele despreciar y desprestigiar automáticamente a quien pretenda hablar en serio, por ejemplo, de fantasmas. En fin, sirva este modesto artículo como reconocimiento y agradecimiento hacia un programa de televisión único, que ha sobrevivido a todos los demás de su cadena y que ojalá nunca desaparezca mientras queden misterios por resolver. Gracias por existir. 

Pablo Ortiz

ifear_cuarto_milenio_VII

One thought on “Cuarto Milenio: suma y sigue

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *