Eden Lake: el horror que nos rodea

Hoy voy a hablar de una película que ya tiene unos cuantos años. Sin embargo, yo la descubrí hace poco. Su título es: Eden Lake. Fue en ese canal extinto ya, llamado La Sexta 3, que de vez en cuando se marcaba unos ciclos de cine de terror bastante interesantes. Tengo que reconocer que no sabía nada en absoluto sobre esta cinta. Me la encontré por pura casualidad y, claro, aquellos que conozcáis su contenido habréis imaginado ya la sorpresa que me llevé.

eden_lake_I

El comienzo pintaba bien: protagoniza Michael Fassbender, que es un tío que hoy en día está metido en todas las salsas de Hollywood (Malditos bastardos, Shame, Prometheus, X-Men, 12 años de esclavitud…), pero que no era famoso en 2008, año en que se publicó la cinta y se llevó el Premio Especial del Jurado en el Festival de Sitges.

El metraje comienza con un planteamiento bastante escueto: una pareja normal se va a pasar un fin de semana de acampada a la orilla de un lago. Lo malo es que dicho lago se encuentra en un poblado de esos chungos, típicos de la América profunda, en los que ver a un extraño es tan poco habitual como presenciar un avistamiento ovni. Para colmo, merodea por las inmediaciones un grupito de adolescentes tocapelotas con pitbull incluido (y me refiero a un perro, no a un DJ hortera). Finalmente, como era de esperar, cuando la parejita y la pandilla se encuentran es el punto en que comienza un auténtico festival del horror. Y hasta aquí puedo leer, aunque argumentalmente no hay mucho material que pueda ser carne de spoiler, francamente.

eden_lake_II

El que esto escribe es una persona muy acostumbrada a las películas de terror. Consecuentemente, no me molesta demasiado la sangre en pantalla o el gore en general. Es más, se podría decir que soy partidario de lo explícito en términos cinematográficos (en todos los sentidos) cuando procede y está justificado. La realidad en la que vivimos puede ser muy fea y desagradable, especialmente ciertas realidades, pero renunciar a verlas es como no querer afrontar la verdad. Pese a ello, y habiendo digerido -y valorado- películas realmente duras a nivel de violencia como Hostel, Irreversible o Funny Games entre otras muchas, debo confesar que Eden Lake me impactó bastante. Supongo que el tema de no saber lo que iba a ver influyó bastante y me pilló con las barreras bajadas, ésas que te preparan psicológicamente para asistir escenas realmente complicadas. Pero hay algo más.

eden_lake_III

Eden Lake es una auténtica orgía de violencia en la que un puñado de chavales convierten en un infierno la vida de dos extraños sin causa o justificación alguna, y ése es un tema que me toca la fibra sensible porque en el pasado ya tuve un encuentro desagradable con un grupo muy similar (muchísimo más light, ciertamente) mientras iba paseando con mi pareja. La cosa no fue a mayores, pero uno siempre se pregunta si el asunto no empeoró simplemente por el entorno en el que sucedió, que fue el centro de la ciudad. Quizás si todo hubiera ocurrido en un lugar aislado del mundo y con una ausencia de vigilancia total, podría haber acabado de manera más traumática.

eden_lake_IV

La moraleja de todo esto es que las películas de terror suelen esconder crudas verdades que la mayoría no quiere ver, bajo argumentos aparentemente simples. Hay quien ni siquiera quiere pensar en ello. Quizás sea mejor así, no lo sé. No obstante, esas realidades están ahí y no van a desaparecer por no mirar. Películas como Eden Lake nos enseñan los peligros de la ausencia de educación y de respeto en la sociedad, y de los límites de bajeza a los que puede llegar el comportamiento humano en ausencia de valores básicos. Creo que cuanto más conscientes seamos de ciertos problemas, mejor preparados estaremos para intentar evitarlos o solucionarlos.

eden_lake_V

Un grupo de adolescentes con acné tiene el potencial de arruinarte la existencia, créeme. Y en un país como España, con la actual Ley del Menor que tenemos, los efectos aún pueden ser más terribles todavía. Que se lo pregunten a la familia de la pobre Marta del Castillo. Aquí un chaval (o chavala) de 15 ó 16 años puede ser el peor enemigo que te puedes encontrar, expuesto/a a un castigo absolutamente ridículo y al que no puedes tocar. Tenlo en cuenta cuando salgas a la calle.

Para que luego digan que las películas de terror son tontas…  

Pablo Ortiz

3 thoughts on “Eden Lake: el horror que nos rodea

  1. Hola Pablo, ante todo lamento el incidente que mencionas. Creo que todos, o al menos los que vivimos en el duro mundo real hemos tenido algún momento en el que nos hemos sentido acorralados de alguna forma algo violenta o al menos intimidatoria.
    Resulta que por otras razones yo también estoy unido a esta película por casualidad. El caso es que el libro que estoy leyendo ahora “Chavs. La demonización de la clase obrera” la cita con una interpretación interesante. No quiero todavía lanzar una opinión general del libro, porque no lo he terminado, pero en líneas generales trata de cómo la sociedad en la que vivimos hace que marginemos a un grupo social, los más pobres de la clase trabajadora, que en Reino Unido son conocidos como “chavs”. Son aquellos que siempre están en los parques, sin estudiar ni trabajar, vestidos con chándal, cadenas y viven en barrios periféricos, las chicas tienen bebés muy jóvenes y generalmente tienen ayudas estatales. ¿Te suena? Pues apenas son un mínimo porcentaje de la población y causan muchísima alarma social. El libro hace un enfoque antisistema y muy izquierdista, bajo mi punto de vista, lo cual me gusta y me ha hecho plantearme muchas cosas. Es evidente que España no es Reino Unido (tampoco es Grecia…) pero lo que está sucediendo allí es muy grave, se desprecia a la clase trabajadora, cuando en realidad somos todos, que nos hacen pensar que somos de clase media, pero nada más lejos de la realidad. Pero bueno no quiero centrarme en la lucha de clases, aunque es importante para la interpretación de la película y sobre todo la sensación de miedo que provocan los “chavs” en Reino Unido.
    Cito un fragmento del libro:
    “… difícil imaginar una interpretación distinta de la del crítico de cine del Sun, que condenaba la “desagradable insinuación del Watkins (director) de que todos los de clase trabajadora son matones”. O, si vamos al caso, la conclusión del Telegraph de que “esta fea y estúpida película expresa miedo y odio a los ingleses corrientes”. (…) Stephen Pound, uno de los pocos diputados laboristas con experiencia en trabajos manuales, que me dijo: “creo sinceramente que hay gente en las clases medias, la Iglesia, la judicatura y los medios de comunicación que siente un temor físico y real ante la idea de que este gran y enjoyado lumpenproletariado que puede que un día derribe su puerta y devore a su au pair””
    No le quito importancia a los casos que mencionas, pero ¿nos planteamos por qué crea más alarma social y los medios nos machacan hasta la saciedad con sucesos ocasionales de crímenes horrorosos y se desvía la atención de lo que está pasando realmente hoy en día en nuestra sociedad? ¿Cuánta gente se ha suicidado por perderlo todo? ¿Cuántos niños no tienen una alimentación adecuado hoy en España en 2014? ¿Qué penas cumplirán los responsables de todo esto? Creo que es una de las cosas que más pánico me da, creo que daría mucho juego alguna película que mostrara a los de clase alta en una orgía de violencia hacia algunos “chungos” que fuman en un banco de un parque…
    Un saludo Pablo, me parece una crítica interesante a la película y a la sociedad en general, creo que lo importante es que seamos críticos, y que no nos creamos todo lo que dicen por ahí a pies juntillas.
    Espero con ganas tu próximo post, ¿lo recibiré por facebook o twitter o g+?

    1. Bueno, yo siempre he pensado que a muchos críticos se les va la olla completamente con la interpretación de una obra, yendo mucho más allá de lo que el autor pretendía. En clases de la facultad de Bellas Artes, en ocasiones se comentaban casos reales sobre esto, en los que un autor acaba leyendo comentarios completamente surrealistas respecto a sus ideas, y entonces te das cuenta de que a los listillos del mundo les encanta sacar conclusiones excesivamente elaboradas sobre obras ajenas, generalmente con un propósito poco honesto: aumentar la cotización de la obra, hundir la reputación del autor, manipular políticamente o intentar quedar como analistas brillantes.

      Aunque podría equivocarme, dudo mucho que el director o el guionista de Eden Lake tuvieran la intención de entrar en temas de lucha de clases o de expresar odio hacia los obreros y retratarlos como matones, aunque haberlos, haylos. Creo que sólo trataban de reflejar una situación límite, que puede ser muy real, y montar una película de miedo a su alrededor. Punto. A partir de ahí podemos preguntarnos por qué los chicos malos son tan malos, por qué los protagonistas son siempre guapos o por qué nunca llueve en California según Albert Hammond; cualquier cosa que se nos pase por la cabeza, pero no creo que el asunto dé para tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *